tel. 96 242 18 85
  • Salud bucodental del bebé – cuidar la boca de los pequeños

    Salud bucodental del bebé – cuidar la boca de los pequeños

    La boca del lactante debe ser cuidada desde antes de la aparición de su primer diente. Acostumbrarlo a hábitos de higiene desde sus primeros meses de vida será de gran ayuda en el futuro, además de que lograremos acostumbrarlo a la sensación de los elementos de limpieza que permitirán preservar la salud bucodental del bebé.

    Precauciones a tomar para garantizar la salud bucodental del bebé antes de la dentición

    • Cero contacto con nuestra saliva: es una costumbre muy arraigada la de soplar la comida del bebé antes de dársela, la de incluso probarla con la misma cuchara que pondremos en su boca y la de limpiar su chupete con nuestra boca. Todo esto es muy peligroso para la salud en general, entre la cual se encuentra la salud bucodental del bebé. Además de un amplio espectro de desventajas, le podremos estar contagiando las bacterias encargadas de generar caries.

     

    • Mordedor frío, pero nunca congelado: la dentición es una etapa muy molesta para el bebé y nuestra intención es aliviarlo. No obstante, es muy fácil excedernos y terminar haciendo más daño del bien que podríamos haberle brindado. Este es el caso de los mordedores cuando los congelamos. Es muy beneficioso que esté frío, pero al congelarse puede generarle quemaduras en las encías. Aquí puedes encontrar más trucos para aliviar el dolor dental del bebé.

     

    • El chupete nunca se moja en alimentos dulces: los dulces generan caries. Esto no quiere decir que no se le pueda dar postres. La diferencia entre ambas prácticas es que después del postre podemos higienizar su boca, mientras que el chupete le quedará por horas.

     

    • Limpieza de encías: cuando aún no hay dientes, es muy importante remover los excesos de leche y de papillas de sus encías. Un dedal de silicona te permitirá llegar a todos los rincones sin generarle molestias.

    Higiene dental del bebé

    Desde el momento en el que sale su primer diente, ya es hora de comenzar con los hábitos de limpieza. Los primeros cepillos deben ser especiales para bebé, ya que sus cerdas tienen que ser ultrafinas y suaves. Realízale una limpieza con agua después de cada comida. El dentífrico se incorpora a partir del segundo año de vida, ya que es cuando maneja la acción de poder escupirlo.

    Deja un comentario