tel. 96 242 18 85
  • Sistema rotatorio para una endodoncia de última generación

    Sistema rotatorio para una endodoncia de última generación

    La endodoncia es uno de los procesos dentales que más favorecidos se ha visto en los últimos años. Lo que antes se hacía de forma manual, y con los errores humanos que algo así podía representar, hoy se practica de manera mecánica. El sistema rotatorio es el mecanismo al que tenemos que agradecerle este notable avance. 

    La irrupción de los motores de endodoncia con su sistema rotatorio

    El sistema rotatorio propone una serie de cambios al tratamiento de la endodoncia para brindarle al paciente una solución profunda y garantida. A su vez, reduce riesgos de accidentes a los que hasta ahora se exponía cada paciente que requiriera dicho tratamiento.

    Fabricadas en níquel-titanio, las limas para endodoncia están dotadas de la flexibilidad que las de acero inoxidable carecen. Esta ventaja evita el riesgo de rotura que las anteriores limas corrían al encontrarse dentro del conducto.

    Debido a que algunos conductos radiculares son curvos, llegó un momento en que la endodoncia se percató de que sus sistemas no estaban respondiendo al cien por ciento a las necesidades fisiológicas de cada paciente. Una lima rígida jamás llegará a friccionar contra todas la paredes de los conductos. Sin embargo, el nuevo sistema rotatorio cubre esta carencia y además permite un sellado perfecto de la pieza tratada.

    La odontología avanza día a día para brindar tratamientos más efectivos y menos molestos al paciente. Si te interesa la salud y es aspecto de tu sonrisa, puedes ver este novedoso sistema antiaging para el rejuvenecimiento de la sonrisa.

    Ventajas que que la rotación trae para la endodoncia

    • Se acorta el tiempo de trabajo: un tratamiento de conducto tradicional puede llegar a llevar entre tres y cuatro sesiones. Dado a que hay que anestesiar en cada una de ellas, las molestias para el paciente son considerables. En cambio, con los motores rotatorios el procedimiento se hace mucho más corto y hasta es posible hacerlo en una única sesión.

     

    • Limpieza óptima del conducto radicular: con la lima de acero inoxidable a la que hacíamos referencia, la limpieza no siempre era cabal. Este desperfecto inevitable podía conllevar a infecciones y a tener que repetir la endodoncia, cuando no derivaba en la pérdida de la pieza. Afortunadamente, la flexibilidad de la lima del motor de endodoncia limpia el conducto totalmente.

     

    • Mejor irrigación: el irrigante puede entrar de forma más eficiente en la zona apical.
    Deja un comentario